Valencia CF

Pablo Aimar: “Qué bueno que viniste pibe”

No podía ser otro día que un 14 de febrero, creo del 2001, cuando Pablo César Aimar, conocido como el ‘Cai‘ o el ‘Payaso‘, se enfundó por primera vez la camiseta del Valencia. Delante nada más y nada menos que un Manchester United dispuesto a frenarlo y avisarle que Europa no es América. Nada más allá de la realidad. Esa noche el balón buscaba a Aimar porque tras muchos años por fin alguien lo cuidaba.

  

Pablo sacó la batuta y empezó a diseñar un estilo de juego diferente, novedoso para Mestalla. ¡Un jugador pidiendo el balón constantemente! Eso era, por desgracia, poco habitual. Y empezó el recital: controles con ambas piernas, pases entre líneas, desmarques, regates con balón, sin balón… Y un largo etcétera para volver locos a los ‘diablos rojos‘. Faltó el gol, ese premio balompédico que tan cruel es con algunos que les impide alcanzar el olimpo de los dioses.

La conexión Valencia-Argentina, siempre ha funcionado y el Cai, como el resto de compatriotas (Kempes, Claudio López, Kily, Ayala…) se hizo ‘inmortal’. “Vamos Pablito Aimar…que la gloria volverá” cantaba la grada, y la gloria regresó a Mestalla. 31 años después el Valencia fue Campeón de Liga, y de UEFA, y Aimar fue uno de esos privilegiados.

No voy a entrar en esa absurda disputa, muy típica de la afición blanquinegra, de si fue determinante o no. En ocasiones se pierde el tiempo en tonterías en lugar de disfrutar de lo que sucede delante de ti. Mi opinión es que en las ‘Ligas de Benítez‘ el triunfo llegó por el trabajo en equipo y el Cai fue titular indiscutible.

Por encima de triunfos o copas, uno se queda con imágenes imborrables que convierten en arte un deporte que consiste en darle patadas a un balón. Controles de espalda, caños o simplemente la forma con la que llevaba el cuero hacia el área rival. Aquél pequeño pibe que siempre parecía jugar con una camiseta una talla mayor que la que le correspondía devolvía la magia a Mestalla con sus diabluras.

Imágenes como aquel golazo por la escuadra en Tenerife. Aimar recoge el esférico en el centro del campo, recorte a la izquierda, recorta a la derecha, avanza con el balón tan pegado a él que el rival nunca imaginó que antes de acercarse al área lo lanzara a la escuadra contraria… Gol y tres puntos.

O ese ‘triángulo de las Bermudas’ que se inventaron Albelda, Aimar y Baraja para que el argentino acabara perforando la portería del Liverpool en Liga de Campeones. Fueron cinco segundo mágicos que llevaron durante esa semana el nombre del Valencia a todos los resúmenes mundiales.

Y cómo olvidar esa rabona desde la banda izquierda en el estadio Ciutat de Valencia ante el Levante que, tras dar en la cruceta rozó la eternidad durante un segundo. Yo sigo viendo que el balón cruzó la línea, pero creo que son más las ganas de ver una maravillosa acción en lo que fue un encuentro aburrido.

 En definitiva, ese estilo de juego que eleva el fútbol por encima de resultados y estadísticas, un fútbol basado en las habilidades de aquellos personajes vestidos de corto con un objeto redondo. Un fútbol en el que no importa el escudo o el color de la camiseta, sino el poder sacarte una sonrisa o levantarte de tu asiento con un simple movimiento o acción. Yo sí que disfruté viéndote. Por todo ello, cuando sé que te retiras: “qué bueno que viniste Pibe“.

Anuncios
Categorías: fútbol, Liga Campeones, Valencia CF | Etiquetas: , , , , , , , | Deja un comentario

Un equipo llamado Metamorfosis CF

Durante unos minutos, en la página web de la RAE, la palabra ‘metamorfosis’ tenía una foto del Valencia CF. Y no iban desencaminados. El cambio de imagen que ha sufrido el equipo en tres semanas es enorme y, lo que sería ya redondo es que continuara así.

Vargas celebrando un gol (MANUEL BRUQUE.EFE)

Vargas celebrando un gol (MANUEL BRUQUE.EFE)

Antes de plasmar los motivos, para todos aquellos que quitan importancia a la victoria porque el Betis era el colista, informarles de tres puntos importantes:

  1. Una semana antes se ganó en casa del Barça, algo que no ocurría desde abril del 2012, que lo hizo un tal Real Madrid, o en mayo, otro llamado algo así como Bayern de Munich.
  2. Seguro que si se hubiera empatado, como ocurrió esta temporada ante el Valladolid, es decir, ha pasado, la cancioncita vuestra sería :”el Valencia, si quiere aspirar a algo, debería haber goleado al Betis”. ‘Voilà’.
  3. El Valencia era especialista en jugar bien ante los de arriba y ‘cagarla’ contra los de bajo.

Una vez aclarado el asunto a los ‘crispadores’ y pesimistas, demasiados hay alrededor, vayamos al motivo claro del cambio. Volver a los orígenes y una limpieza de vestuario.

La mayoría de la afición del Valencia, la que tiene dos dedos de frente, es consciente que el club no tiene posibilidades económicas para tener o traer jugadores de un gran nivel. Lo tuvimos, pero se fueron porque las arcas lo necesitaban por culpa de muchos de los que ahora dicen saber cómo resolver el problema.

A cambio, la grada sólo pide compromiso y entrega. Desde que tengo memoria, Mestalla se ha levantado con una salida al corte de Arias, con medio regate en la banda izquierda y una carrera de Leonardo, con una lucha contra tres en el centro del campo de Mendieta, un ‘sprint’ del Kily, con un robo de balón a Zidane de Albelda o pase largo y gol del Piojo. Los Silva, Joaquín, Aimar han sido cuestionados por parte de la afición (algo que yo no comparto, pero es así).

Lo que no entiendo de Djukic es que no lo supiera. Él vivió un cambio parecido y fue protagonista. Y con el Valladolid hizo buen trabajo porque no intentó que jugaran al primer toque, sino a cerrarse atrás y aprovechar los robos de balón. Aquí se obsesionó con unos jugadores con toque que le dieron la espalda a la primera.

Y ahí viene el segundo punto importante. Lo que sobra mejor fuera. Nadie duda de la calidad de Banega o Canales, pero si, además de no estar comprometido, se hace todo lo posible para contagiar al resto, el resultado es un vestuario roto.

Con la mala hierba fuera de Mestalla (Rami) estamos viendo la mejor versión de Feghoulí. Si sigue así este verano hay culebrón. Sin piedras (Canales-Banega) en el camino se le está dando confianza a Javi Fuego o Parejo y el resultado está claro. El pasotismo y falta de entrega (Pabón y Postiga) son sustituidos por el esfuerzo y compromiso entre semana de Piatti y Alcácer y responden a la perfección. Después se pone cordura al asunto. Por ejemplo, si Barragán no sabe centrar, hay que decirle que no suba mucho y defienda. Lo hace y acaba otro partido por encima del 5.

En definitiva, un cambio de rumbo requiere de un giro en el timón, un cambio brusco de dirección. Nuevo técnico, nuevos jugadores, nueva forma de jugar y ver que pasa. Está claro que a mitad temporada es decir que se ha organizado mal, pero el fallo esta en haber confiado en Braulio. “Es mejor arrepentirse de lo que haces que de lo que dejas de hacer”, así que mejor probar ahora que no esperar a verano.

Por ahora está resultado, hay que desear que sea algo continuo y que no se quede en dos jornadas. Hay gente que lo está deseando y seguirán atacando al club, sacando mierda y crispando a la afición.

Pero esta gente no tiene nada que hacer si, además de que la pelotita entre, el equipo sale a los partidos a darlo todo. La gente se olvida de Bankias, Lim, Salvos y Llorente. No tengo ninguna duda que lo que hay ahora, en la presidencia, en el cuerpo técnico, en Paterna y en el vestuario, es mil veces mejor que lo que había.

Lo buitres seguirán revoloteando y esperando a la mínima para bajar y picar algo, por eso, cuanta menos carroña se les dé mejor.

Jorge Almela Muñoz

Categorías: Liga, Valencia CF | Etiquetas: , , , , , , | 1 comentario

El ‘joc fora’ de Amadeo Salvo

Nuevo Mestalla sigue sin acabarse

Nuevo Mestalla sigue sin acabarse

Valencia es una tierra que su gente, cuando se une, es imparable. El problema es que estamos todo el rato discutiendo entre nosotros y aunque veamos que eso nos perjudique, son ‘meninfots’ de pura cepa, seguimos discutiendo mientras nos quitan lo nuestro o nos pasan y nos dejan las sobras.

Nos ha pasado siempre a lo largo de la historia, lo que ocurre es que considero que en los últimos tiempos creo que el nivel es ya denunciable. Nos están quitando tradiciones, bancos, dinero, orgullo e historia. Lo siguiente será la paella, las Fallas y el Valencia CF.

No, no soy de los que crea que el Valencia debe ser de los valencianos y, menos aún, cuando los Roig, Cortés, Ortí, Llorente, Soriano y Soler, nacidos aquí, han llevado al club casi centenario a una situación lamentable. Pero me niego a pensar que no hay gente capacitada en la ‘terreta’ para haber conducido el club a su estabilidad,

Menos mal que nos queda ‘El nostre Llevant’, como ya dije en otra ocasión aquí. Eso sí, de milagro tras el huracán Villarroel-Romero-Carballo-Serna. Pero ahí está, una plantilla renovada y un banquillo de nivel, pese a que en verano nos hincharon las cabeza con una campaña de desprestigio brutal desde una emisora de radio. Y una directiva levantinista de corazón y que, vista las orejas al lobo, han elegido el camino de la corrección.

Con el Levante encauzado, centrémonos en el otro equipo.

Lo del actual presidente es un ‘joc fora’ en toda regla. Están jugando una partida de truc y, viendo que pinta mal la cosa, en un alarde de valentía y con una mano buena, pero no letal, el jugador lanza un reto a vida o muerte al contrario. El resultado es que sólo podrá quedar uno y parece que el desenlace está cerca.

Pero también diré que el discurso de Amadeo Salvo en Mestalla me parece más valiente hacerlo ahora que no una vez fuera de su cargo. Su último movimiento a la desesperada, la última bala que quedaba en la recámara: la afición.

Que no os engañe nadie, el Valencia CF ha llegado hasta aquí por culpa de todos los ‘colectivos’ que lo forman o rodean. Desde la afición hasta el periodismo han puesto su granito de arena para llevar a la entidad al borde de la desaparición.

Esta afición que ahora aclama al cielo y señala a políticos, banqueros y antiguos directivos, debería esconderse porque es la misma que en la primera final de Liga de Campeones a la que llegó el Valencia, algunos de los que lograron una entrada presumían de ponerla a la venta “para comprar el pase del año que viene” o “para irme de vacaciones”. Son frases que demuestran que sentimiento, eso a lo que se agarran ahora para salvar al club, tenían poco.

O esa afición que, en un número que rondaba los 10.000, o más, ya no recuerdo el número exacto, corrieron a vender sus acciones a los ‘buitres’ Soler y Roig. Muchos de los que ahora claman que “el club no se vende”, fueron los que lo vendieron primero a precio, creo recordar, de 600 euros la acción o, “el trocito de sentimiento”.

También los periodistas han tenido mucho que ver en la ruina. Sí, que no os vendan humo, nadie es independiente, nadie hace nada sin pedir nada a cambio. Eso de “yo miro por la afición” o “sin ataduras”, que son las dos vertientes más radicales que hay hoy en día en la ciudad, son una farsa. una mentira del nivel de Dalport.

Por cierto, la guerra encarnizada entre Morata-Insa no beneficia al Valencia y perjudica mucho al periodismo. La amenaza y el insulto no es una herramienta periodística. Cuando un periodista toma más protagonismo que la noticia, malo. Por cierto, aunque un grupo de gente no piensen como uno, llamar “cortitos de mente” a esas personas no es muy elegante.

En definitiva, sinceramente, tras ver lo que han hecho unos y otros y, sobre todo el entorno del club en los últimos años, me fío muy poco de todo lo que se dice. Por eso mismo, veo tan negro el futuro que han conseguido que cada vez más pierda las ganas de seguir escuchando. A mí sólo me gusta el deporte, por lo que seguiré disfrutando del Levante UD.

Jorge Almela Muñoz

Categorías: Valencia CF | Etiquetas: , , , , | 3 comentarios

El ‘entorno’ del Valencia vuelve a atacar

Cuando alguien en esta ciudad parece ayudar saltan las alarmas y a pegar palos a todos sin dejar ver como trabaja y los resultados de ese trabajo. La verdad es que los valencianos tenemos muchas y muchas virtudes, pero por desgracia poseemos un defecto: la autodestrucción. Nos encanta dar la opinión de todo y, algunos, esa opinión la elevan a tesis doctoral o una cátedra en la universidad de la vida.

No debe haber problemas entre Djukic y Rufete

Djukic y Rufete se conocen bastante (Imagen: http://www.diarioinformacion.com)

Estoy oyendo tantas opiniones negativas sobre la llegada de Rufete y su equipo de trabajo, sin conocerlos, que me da a mí que los periodistas tenemos que dejar de mirarnos el ombligo. Dejemos de creernos la noticia, los protagonistas, los más listos del barrio, los poseedores de la verdad absoluta. Pongamos los pies en tierra y regresemos a la realidad.

Y, de paso, un favor, dejar de invitar a ex-presidente y ex-consejeros a tertulias. Son buitres en celo, con hambre de protagonismo y ganas de retornar a ser conocidos. Supongo que algunos les debéis mucho a esa gente que pasó por el club para figurar y que largaba por los codos todo a sus ‘amigos’ periodistas para mover sillas dentro del Valencia. Y que ahora le devolvéis el favor dándoles voz en tertulias deportivas. Ahora se entienden muchas cosas del pasado, muchos apoyos a unos y críticas a otros. Es lo que llamo yo ‘Libertad de expresión S.A’.

El Valencia, como equipo, está muerto físicamente y tácticamente. El entrenador lleva semanas perdido, dando muestras que no sabe llevar un equipo como el Valencia. Y no es opinión, es realidad, se ve sobre el césped y en la clasificación. Es palpable el dato Se le ha dado un tiempo para que demuestre si es capaz o no, y no lo ha hecho. Y ahora llegan refuerzos para encauzar el barco y os tiráis al cuello sin datos en la mano, sin motivo alguno. Os pido el mismo margen de maniobra que con Djukic. Dejad intereses propios y venganzas pasadas.

Vosotros mismos lleváis tiempo informando de que el equipo necesita ayuda. La solución, para mí, es vender a esos que llevan tiempo salvándose de la ‘cremá’, los jugadores. Los verdaderos culpables creo yo. Pero es una solución imposible. Y lo fácil es echar al técnico porque ya no se confía en él. Y a gastar, venga, dos millones a uno que se va y otros dos al que entra. Así aumentamos la situación crítica económica de la entidad.

Por cierto, si como decíais en su presentación, era tan valencianista Djukic, si quiere tanto al club, sabiendo que no puede con el vestuario, ¿por qué no se marcha él? Muy fácil, su valencianismo está impreso en los billetes de 500 €. Como todos en este mundillo.

En esta ocasión, en lugar de endeudar más a la entidad valencianista, se propone una nueva vía, la de utilizar las herramientas que posee el club para ayudar al entrenador a mejorar su trabajo y, ¿qué hacen mis compañeros? Destruir, desprestigia antes de hora.

Unos dicen que Rufete es nuevo en ésto. Como si Pellegrino o Djukic llevaran 25 años sentados en el banquillo. Hablar con los pies en el suelo, el Valencia no puede contratar a Guardiolas o Benítez. No económicamente. Tenemos lo que podemos. La inexperiencia del técnico debe ser suplida por un equipo de trabajo que esté pendiente de todo.

Sí, hasta de psicólogo, nutricionista y metodología si es necesario señor Baixaulí de Nou Radio. Las grandes empresas y los clubes potentes tienen el trabajo organizado en áreas que se centran en potenciar un apartado para, en su conjunto, potenciar al grupo. Déjales un tiempo y luego les atizas si quieres.

Ayer, Nacho Cotino comparaba la situación en Paterna con ese domingo que haces una paella para la familia y todos dan su opinión de cómo hacerla. Señor Cotino, si todo el mundo, los datos están ahí, no los invento yo, ven que la paella se te quema o se te pasa, o le falta algo, como interesado en comerla, lo normal es ayudar al cocinero a que salga perfecta. No callar y luego, “te ha faltado 5 minutos” o “yo hubiera echado sal” o “no has puesto arroz suficiente”. Visto que llevamos varios domingo llamando a TelePizza porque la paella está malísima, dejemos a la gente que trabaja con paellas ver dónde está el fallo y rectificarlo. ¿No?

Después están los compañeros de la Cadena Ser. Buenísimos profesionales todos, no seré yo quien les juzgue. Pero observo desde hace meses que viven en una constante crispación, le dan a todo lo que se mueve en el club. No, que no vendan cabras montesas anunciando que es un favor al valencianismo el de informar de todo, que sabemos lo que vende en Madrid de la periferia de la península. Una cosa es informar de todo y otra cosa es informar de lo que a uno le interesa. Aquí plagio a Carlos Alsina, de Onda Cero, con su frase “las noticias son las que son, la diferencia está en cómo se cuentan”.

Como he dicho más arriba, yo no poseo el poder de la verdad absoluta, sólo pido dejar trabajar y, luego, con los números en la mano, y con profesionales de la materia opinemos de dónde creemos que está el fallo o el acierto. Espero que no le llenéis la cabeza a Djukic de frases como “te quitan protagonismo” o “invaden tu parcela” porque no es la intención. El Valencia, insisto, no está funcionando, hay que cambiar el método de trabajo, de entrenamiento o la forma de afrontar un partido. No lo sé, pero algo hay que hacer. Veamos si ‘Rufo’ y compañía dan con la clave.

 

Jorge Almela Muñoz

Categorías: fútbol, Valencia CF | Etiquetas: , , , , | 1 comentario

#ValenciaCF: Un barco sin capitán, a la deriva y con motines

ValenciaCF_malos_momentos

El Valencia debe superar sus dificultades y levantarse si no quiere pasarlo mal

Acaba el 2012 y, ya que los Mayas no han acertado, no queda otra que seguir con esta temporada. Y digo que no habrá más remedio porque el Valencia lleva una racha que no  augura un buen final. Atlético de Madrid, Sevilla, Deportivo o el Villarreal son ejemplos de equipos hechos para cotas altas que no supieron sobrevivir con la presión del descenso.

Considero que el club está ‘tocado’ por dentro y en varias áreas. La situación en la que se encuentra no es culpa de una persona o de un departamento determinado. Sí que es cierto, en mi humilde opinión, que la era Soler vino a rematar una situación de luchas internas que han acabado por dejar al barco sin un rumbo ni un capitán claro.

Empecemos por arriba. Manuel Llorente será un buen gestor y estará haciendo las cosas necesarias para sanear las arcas del club. Pero creo que no es consciente de que carece de don de gentes. A esta mala imagen cada vez que sale a hablar hay que añadirle un error tremendo: saltarse al área técnica y elegir él el entrenador. Y mira que es un fallo de presidente novato.

Pellegrino era amigo suyo, pero no el mejor entrenador para un Valencia a la deriva. No se puede dar a un inexperto un vestuario tan problemático y con una afición que sigue viviendo en una irrealidad. Eso lo sabíamos todos, aunque esperábamos un toque de suerte. Pero la pelota no entra y, al final, la broma creo que le sale por dos millones al club. Error fatal en lo deportivo y en lo administrativo.

Me gustaría decirle a Pellegrino. La mala leche y el enfado que mostró en su última rueda de prensa, me hubiera agradado verlo meses antes hacia sus jugadores. No puede sacar el genio justo cuando ya no hace falta. Le queda mucho al argentino para ser un entrenador a tener presente.

Después hay que elegir una forma de trabajar, una filosofía de club. Es evidente que, dada la situación económica lamentable del club, es necesario vivir una larga temporada sin grandes derroches en fichajes y mirar más a la cantera. Por eso mismo, no puedes dejar escapar a jugadores como Isco. Si dices que no hay dinero y que no pueden haber grandes fichajes, no te hagas con gente de ‘medio pelo’ con una ficha considerable o renueves a Tino Costa, mientras antes has dejado libre a tu perla de la cantera.

Recordemos que la cantera siempre aportara o un ahorro al no tener que fichar a alguien en una posición determinada o, en su defecto, si el jugador no es válido siempre obtendrás por él algo de liquidez.

Sobre la plantilla creo que hay poco más que decir. En la pasada reflexión sobre el Valencia ya destaqué la rareza de un grupo de jugadores capaces de plantar cara al Real Madrid en el Bernabéu, al Barça en el Camp Nou, al equipo más en forma, Atlético en casa, o al Bayer en Liga de Campeones. Pero también de hacer el ridículo ante el Espanyol, la Real Sociedad, el Málaga o el Rayo.

Por desgracia para ellos han quedado retratados, son unos egoístas. Saben que no pueden ir a la calle en invierno y si lo hacen se irán con las mochilas llenas. De todas formas, espero que el Valencia vacíe de verdad el vestuario. Hay muchos que juegan más de ‘Boca’ que sobre el césped.

Y en último lugar, la afición. Que no vendan la burra con que Mestalla es una afición exigente y que sabe de fútbol. Recuerdo que muchos de los que van al campo, en la primera final de Liga de Campeones de su historia VENDIERON sus entradas para pasarse una vacaciones de lujo… No veo a un aficionado del Bernabéu, Nou Camp o Vicente Calderón haciéndolo.

Por desgracia, la necesidad de que la gente oiga los programas de radio o lea los periódicos deportivo, provoca que mis compañeros no quieran decir la verdad sobre la afición. Esa grada que le puso la alfombra roja a Soler, el mayor virus del club en los últimos años y causante de que se deban vender los mejores jugadores al vivir por encima de sus posibilidades.

Alguien debería repetir todos los días que el Valencia necesita dos o tres años de austeridad económica brutal y que, por lo tanto, se le deberá exigir al equipo que luche y pelee, lleve quien lleve la camiseta,. Pero nunca se podrá obligar a luchar por una Liga. Deben poner los pies en el suelo.

Por último, seguro que muchos habéis visto los reportajes de La2 y, en alguno, cuando un animal está herido y anda a duras penas, un grupo de pájaros revuelan sobre él esperando su final. Esas aves se llaman BUITRES. ¿A qué viene ésto? Pues lo digo porque por Mestalla ya se han visto más de uno. Algunos ya volaron por encima del club… Una pena,

Jorge Almela Muñoz

Categorías: Valencia CF | Etiquetas: , , , , | 1 comentario

Un ‘Neuralizador’ para ver a los ‘Men in Black’ de Pellegrino

Neuralizador de los Men in Black

Deberían repartir el neuralizador sin receta cuando salgas de Mestalla

Vaya manera de tirar una tarde a la basura. Lo visto esta tarde en Mestalla es para utilizar el Neuralizador, ese aparato que los MIB usan para borrar los recuerdos de las personas, y así poder acabar el fin de semana feliz. Una vez más el Valencia es un equipo intermitente, sin un estilo del todo claro y plagado de jugadores que hay días, demasiados ya, que desconectan y no se les espera. Si a ésto le sumas un colegiado más malo que la pareja de centrales ches, apaga y vámonos.

En esta ocasión no voy a entrar a valorar el trabajo realizado por Víctor Ruíz y Rami. Creo que ya he dejado muy claro que con una defensa así los delanteros rivales se pegan entre ellos durante la semana para que el entrenador les ponga a jugar contra el Valencia.

Hoy voy a centrarme en algo más inquietante. Dicen que un equipo de fútbol es el fiel reflejo de su entrenador. Y creo que es una frase muy cierta. El Real Madrid de Mou ha dejado de ser ese equipo señor para entrar en un terreno que nunca habían pisado: los lloros, quejas y juego subterráneo (bueno, esto último con Benito, Juanito y Hierro sí que lo pisaron). El Barça de Guardiola era elegante, con clase y el mejor de todos los tiempos. O el Atlético de Madrid de Simeone es todo raza, ímpetu y entrega.

El Valencia de Pellegrino es, por ahora, un espacio vacío. Si oyes una rueda de prensa del argentino puedes llegar a dormirte, como el Valencia. No suele dar muchos titulares ni mojarse, como el Valencia. El equipo no muestra sobre el terreno de juego un sistema o, por lo menos, no de forma continuada. No sabes si juega a la contra o a querer el balón. Nada. Es más, y sé que algunos me negarán el saludo, pero con Unai sabíamos el juego, otra cosa era su ejecución.

A éste vacío táctico que demuestra el equipo hay que sumarle el hecho inexplicable, para analizar diría yo por el equipo de Iker Jiménez en Cuarto Milenio, que jugadores más que aptos para un equipo que lucha por entrar en Liga de Campeones sean capaces de no dar dos pases seguidos. Hoy no sabias si el penúltimo era el Valencia o el Espanyol. Lo dan todo ante el Atlético de Madrid y a la semana siguiente reducen la marcha ante el Valladolid y siete días después aburren al más animado.

Es imposible no ver a Silva salirse en el City y recordar cuando jugaba en Mestalla, pese a que algunos en Tribuna oí decir que no era jugador de equipo grande (que malo es Mestalla). O a Villa no parar de meter goles, o Mata dirigiendo el Chelsea, a Jordi Alba disfrutar junto a Messi o Pablo Hernández destacando en la Premier. Si jugadores ha habido y hay, lo malo es el banquillo. Lo siento, pero Pellegrino no transmite ni la electricidad con un secador enchufado en la ducha.

Lo peor es que sin jugar a nada el Valencia está cerca de la parte alta de la clasificación y que, de no haber tirado el partido ante el Deportivo, el primero en casa, estaría cerca de la Liga de Campeones. Eso sí, que se olviden en Valencia de la tercera posición porque el Atlético está muy fuerte y no siempre tendrás la suerte de hoy.

No quería acabar sin hacer mención al colegiado de esta tarde, Del Cerro Grande. Bueno, si les digo la verdad el comentario es generalizado. QUÉ MALOS SON LOS ÁRBITROS EN ESPAÑA. Lo digo más fuerte que nunca esta tarde, cuando el Valencia ha ganado por un fallo arbitral. Pero estos tíos se cargan un partido. Son malos en general, menos Barça y Madrid, que siempre salen más beneficiados que perjudicados, el resto de equipos deben soportar este grupo de ineficaces repartidores de justicia.

Hoy, Del Cerro Grande se ha dedicado a cargar al Valencia de tarjetas, la mayoría injustas (dicho hasta por Axel Torres de Gol TV, que no suele mojarse en estos temas). Ochenta minutos minando la moral del Valencia para luego, en dos, cargarse al Espanyol con un penalti, para mí, injusto. Pitado por su asistente. Las manos de Héctor Moreno estaban pegadas al cuerpo. En definitiva, no sólo no ha repartido justicia sino que se ha reído de todos los que hemos visto el partido.

Y el martes el Bayern…¡Mare de Déu!

Jorge Almela Muñoz

Categorías: Liga, Valencia CF | Etiquetas: , , , , , , , | Deja un comentario

Gago vuelve y Mestalla lo agradece

Tres puntos y tiempo es lo que ha conseguido el Valencia con su victoria ante el Zaragoza. Suficiente. Si bien es un nuevo proyecto deportivo lo cierto es que a un equipo como el de Mestalla las adaptaciones deben ser rápidas y las distancias con la cabeza de la clasificación iban en aumento, y eso no se puede permitir. Por eso lo importante ahora es sumar, ya luego se jugará de otra manera. Bases hay para hacerlo mucho mejor.

Empezando por el centro del campo. Un F1 puede ser muy ligero, aerodinámico y bonito, pero si no le pones un buen motor no ganará nunca. Pues en un equipo de fútbol, ese motor, ese centro de máquinas debe ser la pareja de mediocentros. Parejo es un buen jugador, pero por lo que sea no está centrado, no muestra la actitud necesaria para ese centro del campo.

Creo que la frase ‘cómo se nota que está Gago’ fue una sensación general de todo aficionado o espectador que viera el partido de hoy en Mestalla. Es indispensable poner en el eje del equipo alguien que sepa de fútbol, que piense rápidamente toda una serie de alternativas en cada jugada. El argentino es ese futbolista.

El ‘cinco’ debe ser junto a Banega o Canales los que den el estilo de juego que haga que la gente vuelva a soñar con su equipo. Las lesiones de estos tres jugadores han trastocado muchísimo el inicio de campeonato de Pellegrino. Por eso hay que darle un poco más de tiempo.

Otro punto positivo son las aportaciones de los jugadores de banda. En especial la de Joao Pereira. El portugués es para mí el mejor fichaje de este verano. Su calidad y su capacidad para adaptarse a la Liga española va a darle muchas alegrías al Valencia. Lástima de su lesión. Una más y es un tema a repasar detenidamente. Por delante de él está el pichichi. Feghouli se está saliendo en este inicio de campeonato y si consigue dar un paso adelante será un plus al equipo. Y Llorente lo venderá el próximo verano, por desgracia.

En la otra parte del campo, dos firmes promesas. En el caso de Cissokho creo que aún no se ha visto su verdadero potencial. Pienso que tiene el freno de mano puesto aconsejado por el míster. Primero que asimile el aspecto defensivo y luego ya tendrá vía libre en ataque. Mientras que Viera, como producto de la escuela canaria, si su mente sigue con los pies en el suelo creo que hay jugador para rato.

Sobre la portería, si hay debate es que hay material. Para mí son dos grandes porteros y hay que saber llevarlo. Puede ser el tema ‘caliente’ que tenga que torear Pellegrino esta temporada. Yo me mojo, Guaita creo que está por delante de Alves. Posiblemente unas décimas delante, pero la seguridad que transmite no la da el brasileño. Eso sí, creo que pese a ello, cada fin de semana, salga el que salga se cometerá una injusticia.

Pero no es oro todo lo que reluce. Si bien hay que reconocer que si con uno menos las mejores ocasiones de la segunda parte fueron valencianistas (un dato positivo en el aspecto defensivo del equipo), los dos centrales son de infarto. Bueno, están de infarto. Si Jimenez (y ésto es un comentario positivo para mis amigos maños) hubiera sido valiente y sale de inicio con Movilla junto a Apoño en lugar de Romaric, y Helder se centrara en meter goles y no en protestar cada jugada, creo que el Zaragoza hubiera aprovechado mucho más el ambiente de ‘incertidumbre’ que hay sobre los de Pellegrino.

Si el técnico logra que su pareja de centrales dejen de ‘asustar’ al aficionado y los lesionados regresan ya, el Valencia empezará a escalar posiciones. Repito que hay bases para volver a ser un equipo que luche por la entrar en Liga de Campeones.

;

Jorge Almela Muñoz

Categorías: Valencia CF | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

Un triunfo más que necesario

Tres jornadas sin ganar provocaban que en el seno de Mestalla se necesitara vencer ya o el volcán de la afición empezaría a ‘escupir’ lava y ceniza. Pellegrino debe dar gracias a la Curva Nord porque sin ella, posiblemente, los pitidos se hubieran oído mucho más.

Da igual el dueño del banquillo, lo del Valencia ya es cosa de contratar un hechicero. Eso o insistir que el proyecto arranca esta temporada y que en la cuarta jornada no se puede exigir ganar ya Liga, Copa y Liga de Campeones. Hay un problema de paciencia, tiempo y conocimiento.

Paciencia, la que no tiene la grada; tiempo el que nunca tendrá suficiente un técnico en Mestalla y, conocimiento, el que hay que pedir a ese entorno del club que calienta conforme le interesa a terceros. Ni se puede mirar a otra parte y decir que el equipo juega bien, ni tampoco arremeter contra técnico y jugadores porque el presidente que hay no es tu amigo. Oír las radios en Valencia es para realizar un estudio de comunicación. Increíble.

Pero la verdad es que todo ésto está alimentado tras ver el primer cuarto de hora. Otra vez un Valencia con dos caras. Una, capaz de adelantarse en la primera jugada de peligro, para luego ver como te empatan y no te dan la vuelta en el marcador de milagro. Lo único salvable es la jugada de gol y el pase de Viera a Feghoulí para que el argelino adelantara al equipo. El resto de la primera parte, penosa.

El Celta parecía el equipo local gracias a los favores defensivos que le brindaba el Valencia. No sólo la zaga, todo el equipo en conjunto. No se daban dos pases seguidos y ni se luchaban los balones divididos. Y el centro del campo era gallego en su totalidad.

Nuevamente, Tino Costa tuvo que trabajar por dos. Lo de Parejo creo que es de psicólogo y en lugar de defenderlo en sala de prensa y sacarlo de titular, para mí el técnico debería charlar muy mucho con el ‘21’. Para mí, con tristeza pero visto lo visto, no está para jugar ni en el Valencia, ni en ningún equipo de Segunda. Por ahora. Este Parejo no es el que se fichó.

Pasada la laguna inicial, dos detalles desequilibraron la balanza para los de Mestalla. El primero, como no, el tanto temprano de Cissokho. Se estrenó el francés con un cabezazo perfecto tras un saque de una falta. El segundo, la desaparición de Iago Aspas. El celeste volvió locos a los defensas valencianistas y su ‘marcha’ del partido, según su técnico empezó a ver el juego diferente al que debía, favoreció a los de Pellegrino.

Una vez rota la mala racha en Liga ya viene la Champions. Y al Bayern no se le pueden dar tantas facilidades. En Alemania hay que pedirle a los centrales más concentración, a Jonás que aparezca de nuevo, que la pretemporada acabó, que estuvo muy bien, pero que lo importante empieza ahora. Intentar colocar al lado de Tino Costa una pareja decente, a Guardado y Valdez que aprovechen y se luzcan en Europa y a Soldado que anote a la primera.

P.D. He tenido la suerte de oír la rueda de prensa de Herrera y sólo puedo decirle que ‘Olé!’. Algunos que van de estrellas deberían aprender de él, se hablaría más de fútbol y menos de tonterías. El respeto con el que ha hablado ha sido ejemplar. Su equipo ha merecido mucho más y no ha querido quitarle mérito al Valencia. No se ha quejado del árbitro, pese a que Ramí debió ser expulsado y, como he dicho antes, no tiene reparos en decir que quita a su mejor jugador porque lo vio descentrado. Espero que tenga muchas alegrías esta temporada.

Jorge Almela Muñoz

Categorías: Valencia CF | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

Y como Cenicienta el Valencia desapareció a medianoche

Gago Valencia Depor

Gago se retiró lesionado en la primera parte. Foto: http://www.valenciacf.es

Bueno. Sinceramente, no sé por donde empezar. Lo visto anoche en Mestalla es como volver al pasado. Más de uno se levantó y grito ‘Unai vete ya’ hasta que se dió cuenta que ya no está el vasco.

El Valencia es capaz de transformar a su rival de una caricatura de equipo al Milán de Van Basten y Gullit. Se pasó de lo que parecia un partido controladísimo a pedir la hora en el minuto 70. A Pellegrino le salva que es su primera temporada y su segundo partido, pero el fútbol cada vez es más exigente y, o cambia la mentalidad de este grupo, o lo va a pasar mal porque Mestalla es muy exigente.Supongo que el argentino no quiere que sus centrales sean Esteso y Pajares en una playa llena de suecas, es deicr, un desastre. Ni que su centro del campo desaparezca a mitad partido, ni que el rival sea el amo y señor del balón y, mucho menos quiere ver a los suyos pasearse y no luchar por cada balón. Porque eso fue el Valencia ante el Deportivo en la segunda parte. Además, hay cosas que no se entienden y a la segunda ya te pitan. Como por ejemplo, colocar a Guardado de lateral o quitar a un delantero para poner a Rami tras la expulsión de Ricardo Costa y el partido en empate.

Y eso que la noche prometía. Bueno, la madrugada. El Valencia salió a por los tres puntos y lo hizo a lo grande. Gago y Tino Costa fueron dueños absolutos del centro del campo y del balón. Impecables. Junto a ellos, Guardado y Feghouli unos puñales por bandas, mientras que Jonas y Soldado destrozaron a Marchena y Aythami.

El primer gol llegó gracias a un pase del brasileño entre los centrales que dejó al ‘9’ valencianista sólo ante Aranzubia y, tras regatearlo, no perdonó. Perfecta ejecución de contragolpe. Los locales se vinieron arriba más todavía y mostraron un juego brillante y rápido y en el minuto 27 llegó el éxtasis.

Un golazo de los que no te cansas de ver. Tino lanza un balón por encima de la línea defensiva rival, otra vez por los centrales, aparece Jonas para, sin dejarlo caer, ceder el esférico a Soldado que de volea ejecuta el 2-0.

Mestalla sonreía porque el juego de los suyos invitaba a soñar. Pero Abel Aguilar sacó a relucir el mal endémico de este equipo: ‘desastre’ defensivo. El centro campista blanquiazul aprovechó un fallo en un córner para batir a Alves. El 2-1 y la lesión de Gago, sustituido por Parejo, fue un fatal presagio de lo que se vería en la segunda parte.

Antes del descanso el Valencia insistía en tener el balón y llevar el tiempo del partido. El Depor era una marioneta en manos blanquinegras y su defensa un chiste. Otro pase entre los centrales gallegos, esta vez de Parejo a Feghouli, permitió a éste gozar de un nuevo uno contra uno ante el portero visitante y marcar el 3-1. Todo era perfecto y en las gradas se esperaba sumar ya los tres puntos.

Pero, mira por donde que una vez más, y ya son dos jornadas, tras los minutos de descanso el equipo de Pellegrino pasó totalmente del balón y de presionar al rival. De forma inexplicable, el Deportivo resucitó y mostró que los errores atrás no era sólo problema suyo. El centro del campo local desapareció, con Tino agotado por trabajar el doble, ya que a Parejo parece que le sobró con su pase en el tercer gol. El centrocampista desapareció, le quemaba el balón, los perdía todos y sólo miraba atrás.

A ello se ha de sumar otro error garrafal en los centrales en un córner y Abel Aguilar colocó el 3-2 y los fantasmas del pasado aparecieron. Víctor Ruíz prefirió dejar un balón muerto en el área antes que despejar y el cuero acabó dentro de la portería de Diego Alves. Al festival se unió luego Ricardo Costa con un penalti absurdo y su expulsión. El empate llegó al marcador y gracias.

Gracias porque el Deportivo no quiso hacer sangre. Si los de Oltra apretan el acelerador se llevan el partido porque el Valencia no saltó en la segunda parte. Y no sólo se perdieron dos puntos, sino que la tontería provoca que el empate en el Bernabéu no sea tan positivo.

Mucho tiene que corregir Pellegrino. Y no sólo en defensa. No os equivoquéis, no centréis las iras en Mathieu, los centrales o Parejo, la imagen general fue pésima. Dos puntos en dos jornadas y visita al Camp Nou. Me quedaré con la buena imagen de Joao Pereira, los destellos de la dupla Gago-Tino (esperando a Canales y Banega) y la conexión arriba. Seguir con la calma y pensando que en un mes veremos a otro Valencia. Pese a creer que hay mejor plantilla que el año pasado, los mismos fallos continúan.

Jorge Almela Muñoz

Categorías: Valencia CF | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

Alves y Jonás le dan un punto a Pellegrino en su estreno

El nuevo Valencia se estrena en el Santiago Bernabéu con un valiosísimo empate a uno, pero con la sensación de que al equipo le queda unas semanas para acabar de asimilar las ideas del técnico argentino. Un error defensivo, eso parece que no cambia, adelantó a los de Mourinho. Antes del descanso, Jonás continuó con su buena racha y empató gracias a una mala salida de Casillas. En la segunda parte, bueno, de este periodo mejor no hablar.

Difícil, muy difícil es el arranque liguero para un equipo que está en reconstrucción. Visitar el estadio del campeón y del subcampeón de la pasada Liga (jornada 3) nada más empezar es muy complicado. Por ello, pese a la pésima imagen dada sobre el terreno de juego lo que necesita el Valencia ahora es puntuar.

El guión del inicio fue el esperado, un Real Madrid en avalancha en busca del primero y un Valencia bien atrás y saliendo a la contra. Pero en el primer desajuste defensivo el Madrid no perdonó. Y eso que Alves se empeñó en ponerlo difícil hasta en dos ocasiones, aunque Higuaín acabó adelantando a los de casa al tercer remate. Pellegrino tiene mucho que trabajar atrás. Unai ya padeció esta enfermedad que sufre el Valencia y que más de un partido controlado la pasada temporada acabó en tragedia.

Por fortuna la máquina blanca aún no está engrasada y bajo palos el Valencia cuenta con dos grandes guardametas. Si el año pasado Guaita fue el mejor y se presentó al resto de España, en esta ocasión le tocó lucirse a Diego Alves. El brasileño es el principal culpable del empate. Él y su compatriota Jonás. El ‘pichichi’ de la pretemporada aprovechó un centro de Tino Costa y una mala salida de Iker para igualar el partido e irse al vestuario con cierta satisfacción.

Tras los minutos de descanso vino la transformación. También una mala herencia del pasado. Para los que visteis el partido mejor no recordarlo. Para los que no, os evitaré el disgusto. Quedaros con que Alves está en forma y que ya no está Unai Emery en el banquillo. Alguno esta noche encendía hogueras si fuera el vasco el que entrenaba al equipo.

¿Sobre el gol anulado a Soldado? Acabo de ver una toma en Gol TV que  mejor no comento. Ya cuento con estas cosas en estadios como éste o el Camp Nou. Por desgracia el grande aventaja al menos grande en estas cuestiones. Para quitaros la mosca de detrás de la oreja, que siendo el Bernabéu la podéis tener, os diré que creo que Gago comete penalti sobre Di María. Una por otra.

Para acabar dos puntualizaciones. La primera, Casillas probó el método Pepe. Ese jugador que tan buena persona es y que desde Madrid no entienden su mala imagen fuera. Y dos, con un portero ‘tocado’ es una pena que el Valencia no chutara a gol en la segunda parte.

En definitiva, mientras la afición che discute si el resultado es bueno o no, el Valencia saca un punto de un estadio muy difícil y ante uno de los dos mejores equipos de Europa. El otro toca dentro de dos jornadas. No carguéis las armas ya y esperar a ver qué pinta tiene este nuevo equipo.

Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Pepe (R. Albiol, m.46), Sergio Ramos, Coentrao; Lass (Benzema, m.62), Xabi Alonso, Özil; Di María (Callejón, m.70), Cristiano Ronaldo e Higuaín.

Valencia: Diego Álves; Joao Pereira, Víctor Ruiz, R.Costa, Mathieu; Feghouli (Valdez, m.82), Gago, Tino Costa, Guardado (Piatti, m.65); Jonas y Soldado (Parejo, m.70).

Goles: 1-0, m.10: Higuaín. 1-1, m.42: Jonas.

Árbitro: Delgado Ferreiro. Amonestó a Xabi Alonso, Feghouli, Víctor Ruiz, Joao Pereira y Piatti.

Jorge Almela Muñoz

Categorías: Valencia CF | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: