“Chavales sois carne de patio”

Escudo de Dominicos

Escudo de Dominicos

No, hoy no voy a hablaros del mundo del balón, ni de remontadas, fichajes o tácticas. Hoy me vengo arriba y voy a vestirme de catedrático de la RAE y explicaros qué conlleva la expresión tutorial ‘egeberiana‘: “Chavales, sois carne de patio“.

Antes de entrar en la definición en sí, es importante aclarar dos conceptos básico a la hora de comprender el impacto temporal infringido en el receptor de la ‘amenaza‘-‘advertencia‘: uno es el origen y el segundo es la forma.

En cuanto al origen nos centraremos en el perfil del ‘personaje‘-‘icono‘ que vierte la frase sobre el otro ser. Dicho ente es de media altura, rechonchete y de apariencia tranquila. Con gafas negras redondas, en ocasiones con cigarro encendido en la boca mientras daba la lección, dictado, problema o suma; alternancia de ‘chalecosuéter‘ rojo o azul celeste y amante de cualquier tipo de juego o lotería. Tal es así que cada 22 de diciembre, esté donde esté y da igual con quien, extraerá una radio casio de la nada y procederá a seguir con pasión la lotería de Navidad. Antes del famoso ‘calvo de la lotería’ algunos disfrutaron de otro icono asociado al mundo de las apuestas estatales.

En referencia a las formas, es importante que a la hora de ejecutar la frase “Chavales. Sois carne de patio“, ésta se haga con sonido nasal, rostro tranquilo y, una vez dicho, se intente guardar dos minutos de silencio mirando al objeto del mismo.

Una vez aclarados estos conceptos, ya podemos pasar a definir o explicar dicha frase que, sin ser apocalíptica, sí podríamos englobarla en el apartado de premoritoria, ya que, pasados varios años y tras una agradable velada con antiguos compañeros de la histórica y mítica EGB y su prolongación en BUP de un colegio de curas, entendimos su significado.

Sois carne de patio” no es otra cosa que, para celebrar en clase el parón navideño, tener la suficiente inconsciencia de pensar que no habría consecuencias sancionadoras para que, a falta de ‘sprays‘ de tiras de colores o nieve, preparar a un ejército de adolescentes cargados con bolas de papel para ‘adornar’ la entrada de un profesor en clase.

O el estar un fin de semana copiando 50 o 100 veces dos versículos de la Carta a los Corintios 20 como castigo porque en lugar de separar a dos compañeros que decidieron intercambiar a golpes sus diferencias en la ducha de los vestuarios ‘desnudos’, empezar a alentarlos para que los daños fueran mayores.

Otro ejemplo de “carne de patio” es ser el DJMonaguillo en las misas semananles de clase e ir a comulgar el último y, cuando el cura-tutor te da las 5 últimas formas que quedan en la copa, en lugar de tomártelas todas te guardas cuatro en el bolsillo y luego tienes el valor de jugar a bicicletas con ellas en clase. Evidentemente, con la ignorancia juvenil de no darte cuenta que en un colegio religioso Dios todo lo ve y manda a su arcangel para darte tu castigo.

También encaja en la frase analizada, con el añadido de ‘iluminado‘, la persona que, en un cuestionario sexual en colegio de curas y con el más fiero de los Mensajeros de Dios como tutor, no se le ocurre otra pregunta que: “el significado de ‘paja’ ‘cubana'”. No añado más.

En definitiva, “carne de patio” no es otra cosa que ese periodo de tiempo que transcurre desde, según los estudiosos, infancia-edad del pavo-primera juventud, que se desarrolla con tus primeros amigos y que te enriqueces, no sólo culturalmente, sino de experiencias altamente peligrosas y que, en el caso de mi generación, hemos disfrutado como locos.

Hay libros en estanterías y vídeos en Youtube que te retrotaen a esos años, pero sin duda alguna que lo mejor para volver a esa edad es organizar una cena espontánea y en la que te das cuenta de la cantidad de cosas vividas juntos y que no apreciamos hasta que las recordamos. Y cada generación tiene sus frases características que te siguen durante años y que no están en esos libros. “A alguien le falta el compañero”, “Delegados, tareas”, “Galindo cuida la clase” o el Padre Nuestro en inglés son exclusivas de un grupo reducido de alumnos.

Ha sido un acierto acudir a la cena, me quedo con ganas de repetirla y de sumar antiguos amigos. “Chavales, somos carne de patio”, intentemos que esa expresión no se pierda y se olvide.

Auténtica Carne de Patio

Auténtica Carne de Patio

Anuncios
Categorías: curiosidades | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: