La leyenda de los quince

Hoy no os voy a hablar ni de fútbol, ni de Valencia, hoy toca clase de historia. Cuentan en los libros que a los Reyes Católicos, sí, ya sabéis, la Isabel y el Fernando, les costó diez años conquistar Granada. Yo os vengo a relatar hoy una leyenda acaecida siglos después, en ese mismo lugar y en la que, contada por los lugareños, aseguran de cómo un grupo formado por tan sólo 15 hombres reconquistaron, para la media luna, la ciudad en dos noches.

Los 15 de Al-Coqué

Las huestes de Al-Coqué

El primer hecho misterioso está ya en el número. Los posaderos y hostaleros que dieron descanso y yantar al ‘ejercito’ de Al-Coqué aseguran que pedían quince camas, quince platos y quince vasos, pero que allí sólo había 14 hombres. Afirman los que tuvieron la valentía de preguntar el motivo que era tal su confianza que admitían que la suerte estaba con ellos, por eso le guardaban una silla y una cama a su lado.

Como ya especifiqué, dos fueron sólo las noches que necesitaron para volver a alzar su bandera encima de la Alhambra. Una de reconocimiento y la segunda de ataque frontal.

La primera batalla fue de tal envergadura que en los escritos de los que estuvieron allí presentes dejan constancia que al final de la misma la ciudad ‘lloró’ en forma de fina lluvia porque sabía cuál iba a ser su destino final. Rendirse a las huestes de Al-Coqué.

Tal fue el choque en ese primer duelo cuerpo a cuerpo con los ejércitos de la ciudad granadina que algunos de los lugareños decidieron cambiarse de bando por temor a las represalias.

Incluso, en esa primera toma de contacto, hasta algunos de los hombres de Al-Coque acabaron tan desorientados del enorme trabajo sobre el campo de batalla que requirieron de guías locales para regresar a su campo base, aunque éste se hallara a tan sólo 50 metros. Algunos hasta, una vez indicado el lugar ‘exigían’ que les llevara a la puerta,ante el asombro de propios o extraños. Otros, tal era el terror que imponían que ni se atrevían a pedirle su recompensa.

Al-Coque por Granada

Al-Coqué custodiado por sus huestes

Pero fue en esa segunda jornada donde su valentía y confianza fue tal que no esperaron a ganar la batalla para realizar la entrada de honor entre las murallas de la ciudad, sino que antes de la misma pasearon a su general por la vía principal exaltando su poder y fuerza.

Al-Coque conquista Granada

Al-Coqué pasea el triunfo por las calles

Por último, para aumentar más si cabía el mito de este grupo de grandes caballeros se asegura que, como hizo el ejercito del Cid para mantener Valencia en manos cristianas, en su última batalla, ésta la ganaron con la ausencia de su general herido en la batalla anterior. Para ello, lo pasearon a lomos de su corcel y así despistar a las tropas enemigas que pensaron que sin Al-Coqué el ejercito se retiraría. Incrédulos, no sabían que eran tan fieles que, por él, lucharían hasta el último aliento para lograr el deseo de su superior. Y así fue.

Por último, la resaca de aquella batalla fueron meses de sequía debido a que temible ejercito se bebió hasta el agua de los floreros que adornaban la ciudad. Ahora, cada vez q en Granada suena un ‘Babummm’, los cimientos se tambalean y las gentes se cierran en sus casas presas del pánico al recordar que con ese grito empezó todo una noche de viernes.

Jorge Almela Muñoz

Anuncios
Categorías: curiosidades | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: