Archivo mensual: noviembre 2012

Los ‘Inmortales’ de Orriols

Europa League

El Levante permanece en la Europa League

Qué pesados son éstos del Levante. Se han empeñado en que no descansemos de ver fútbol ni los jueves. En su primera participación en competición europea ya se han clasificado para la siguiente fase, sobrándoles un encuentro. Sin duda, todos ellos ya han pasado a la historia del club, ya son inmortales.

En esta EuropaLeague han conquistado Suecia, sorprendieron en Holanda y me da la sensación que en Alemania no ganaron porque no se lo acabaron de creer. Pero el Levante ha conseguido ser un equipo camaleónico que, con sus armas, sabe adaptarse al rival y derrotarlo.

Si el rival es superior los de JIM se arman atrás e intentan herir al contrario en rápidas contras. Algo similar cuando juega fuera de casa. Para ello Martins es la pieza clave. Pero cuando el oponente es de su nivel o inferior deja el pobre juego a la contra para sacar a relucir los pequeños destellos de calidad de alguno de sus jugadores y acaba toreándolo.

En otras palabras, ejecuta a la perfección el estilo de juego de equipo pobre (hay que recordar que lo es), pero si detecta debilidad en el rival se quita el mono de faena y saca el traje de fiesta. Tal es el cambio que parece no ser el mismo grupo de jugadores.

Algunos, los llamados ‘listillos’, hablan de suerte. Pero se equivocan, no se puede tener suerte durante tres o cuatro años. Suerte es encender Telecinco y no ver a Jorge Javier y su esperpento de amigos, o el encontrar el sobre de oro de Nescafé.

Lo del Levante es, primero, tener los pies en el suelo, saber quiénes son y cuáles son sus límites. En segundo lugar trabajo. No bajar los brazos sino intentar superar las barreras a base de constancia. Y, por último, ilusión. La ilusión de esos jugadores que han tomado su fichaje por los de Orriols como el último tren al éxito o a un retiro desde lo más alto.

Sentarse a ver el Levante hoy ha sido un placer. Ver como Keylor Navas demuestra que cuando Munúa diga adiós él puede ser el sustituto perfecto. O a ‘Papá’ Ballesteros pasándoselo en grande con su sucesor, Héctor Rodas, en el centro de la zaga y evitando que el rival cree peligro.

O ver al ‘Diez’, el gran Iborra ser dueño y señor del partido y celebrar su estreno en Europa… Ya tienes un hueco en la Europa League fenómeno. O al no menos todoterreno de Diop sumándose en ataque y anotar el segundo.

Sin olvidar el trabajo incasable de Lell y Niko, en los laterales, de Ángel avisando que si se va Gekas no pasa nada, él está aquí para sumar y seguir elevando el nombre del Levante. O el oficio y la visión de juego, sin olvidar su calidad, de Pedro Ríos o Michel. Y, me dejo para el final el futuro, esa cantera que llama a las puertas del primer equipo en el nombre de Rubén.

En definitiva, un grupo de jugadores que están provocando que las páginas para la historia del club no se escriban cada treinta años, sino cada semana. Estamos viviendo el despertar de un club que llevaba tiempo pidiendo un hueco entre los grandes porque su afición se lo merecía.

Ahora, el partido en casa ante el Hannover, sin presión alguna, debe ser el que encumbre al Levante como cabeza de grupo. Otro día más para la historia en el que vosotros, sufridores pacientes y constantes, ayudaréis a los de JIM para avisar que en dieciseisavos lo va a pasar mal el que se cruce en nuestro camino.

;

Jorge Almela Muñoz

Anuncios
Categorías: Europa League | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Un ‘Neuralizador’ para ver a los ‘Men in Black’ de Pellegrino

Neuralizador de los Men in Black

Deberían repartir el neuralizador sin receta cuando salgas de Mestalla

Vaya manera de tirar una tarde a la basura. Lo visto esta tarde en Mestalla es para utilizar el Neuralizador, ese aparato que los MIB usan para borrar los recuerdos de las personas, y así poder acabar el fin de semana feliz. Una vez más el Valencia es un equipo intermitente, sin un estilo del todo claro y plagado de jugadores que hay días, demasiados ya, que desconectan y no se les espera. Si a ésto le sumas un colegiado más malo que la pareja de centrales ches, apaga y vámonos.

En esta ocasión no voy a entrar a valorar el trabajo realizado por Víctor Ruíz y Rami. Creo que ya he dejado muy claro que con una defensa así los delanteros rivales se pegan entre ellos durante la semana para que el entrenador les ponga a jugar contra el Valencia.

Hoy voy a centrarme en algo más inquietante. Dicen que un equipo de fútbol es el fiel reflejo de su entrenador. Y creo que es una frase muy cierta. El Real Madrid de Mou ha dejado de ser ese equipo señor para entrar en un terreno que nunca habían pisado: los lloros, quejas y juego subterráneo (bueno, esto último con Benito, Juanito y Hierro sí que lo pisaron). El Barça de Guardiola era elegante, con clase y el mejor de todos los tiempos. O el Atlético de Madrid de Simeone es todo raza, ímpetu y entrega.

El Valencia de Pellegrino es, por ahora, un espacio vacío. Si oyes una rueda de prensa del argentino puedes llegar a dormirte, como el Valencia. No suele dar muchos titulares ni mojarse, como el Valencia. El equipo no muestra sobre el terreno de juego un sistema o, por lo menos, no de forma continuada. No sabes si juega a la contra o a querer el balón. Nada. Es más, y sé que algunos me negarán el saludo, pero con Unai sabíamos el juego, otra cosa era su ejecución.

A éste vacío táctico que demuestra el equipo hay que sumarle el hecho inexplicable, para analizar diría yo por el equipo de Iker Jiménez en Cuarto Milenio, que jugadores más que aptos para un equipo que lucha por entrar en Liga de Campeones sean capaces de no dar dos pases seguidos. Hoy no sabias si el penúltimo era el Valencia o el Espanyol. Lo dan todo ante el Atlético de Madrid y a la semana siguiente reducen la marcha ante el Valladolid y siete días después aburren al más animado.

Es imposible no ver a Silva salirse en el City y recordar cuando jugaba en Mestalla, pese a que algunos en Tribuna oí decir que no era jugador de equipo grande (que malo es Mestalla). O a Villa no parar de meter goles, o Mata dirigiendo el Chelsea, a Jordi Alba disfrutar junto a Messi o Pablo Hernández destacando en la Premier. Si jugadores ha habido y hay, lo malo es el banquillo. Lo siento, pero Pellegrino no transmite ni la electricidad con un secador enchufado en la ducha.

Lo peor es que sin jugar a nada el Valencia está cerca de la parte alta de la clasificación y que, de no haber tirado el partido ante el Deportivo, el primero en casa, estaría cerca de la Liga de Campeones. Eso sí, que se olviden en Valencia de la tercera posición porque el Atlético está muy fuerte y no siempre tendrás la suerte de hoy.

No quería acabar sin hacer mención al colegiado de esta tarde, Del Cerro Grande. Bueno, si les digo la verdad el comentario es generalizado. QUÉ MALOS SON LOS ÁRBITROS EN ESPAÑA. Lo digo más fuerte que nunca esta tarde, cuando el Valencia ha ganado por un fallo arbitral. Pero estos tíos se cargan un partido. Son malos en general, menos Barça y Madrid, que siempre salen más beneficiados que perjudicados, el resto de equipos deben soportar este grupo de ineficaces repartidores de justicia.

Hoy, Del Cerro Grande se ha dedicado a cargar al Valencia de tarjetas, la mayoría injustas (dicho hasta por Axel Torres de Gol TV, que no suele mojarse en estos temas). Ochenta minutos minando la moral del Valencia para luego, en dos, cargarse al Espanyol con un penalti, para mí, injusto. Pitado por su asistente. Las manos de Héctor Moreno estaban pegadas al cuerpo. En definitiva, no sólo no ha repartido justicia sino que se ha reído de todos los que hemos visto el partido.

Y el martes el Bayern…¡Mare de Déu!

Jorge Almela Muñoz

Categorías: Liga, Valencia CF | Etiquetas: , , , , , , , | Deja un comentario

Cuando el ultra se viste de periodista

Triste y lamentable. Son los dos términos que me llegan a la cabeza cuando veo cosas como la de TVE en la noche de ayer. Sinceramente, no iba a hacer mención porque es darle más importancia, pero tampoco podemos quedarnos callados los que nos gusta el fútbol, ni que nos tomen como inútiles.

La defensa a ultranza de Pepe como persona y el recordatorio de las hazañas ‘antideportivas’ de David Navarro en la televisión pública española me dieron náuseas, preocupándome la manipulación informativa de los últimos años. Algo tan bonito como el fútbol no debe levantar tanto odio.

Dos de mis pasiones, el fútbol y el periodismo, llevan dos o tres años no llevándose muy bien. El problema está diagnosticado pero la solución no gusta. O no interesa.  Y lo peor es que es contagioso y su propagación acaba afectando al espectador. La enfermedad se llama ‘forofo-periodista’.

Vamos a hablar con franqueza. Pepe es un grandísimo central, pero es el ejemplo más claro de ‘antideportista’ sobre el terreno de juego. Y todo por culpa del personaje de Mourinho y la retahíla de pseudoperiodistas, abraza-farolas y  personajillos de taberna de la Edad Media que no sólo lo arropan, sino que lo animan.

Siguiendo con el momento franqueza, si en la pandilla de Pepe estuvieran David Navarro, Ballesteros, Arbeloa, Alves, Albelda, Medel, Cañas, Marti o Marchena lo más probable es que cambiáramos de barrio.  Todos son grandes alumnos de los Bakero, Hierro, López, Giner, etc… Siempre los ha habido y siempre habrá el jugador tildado de ‘contundente’.

El problema aparece cuando ves que las acciones de unos son ocultadas y las de otros repetidas hasta el aburrimiento. Lo de TVE-1 esta noche ha sido vergonzoso. Con todo el cariño del mundo. Si nadie supiera de quienes estamos hablando parecería que Pepe es el niño empollón de clase y Navarro y Ballesteros los que le esperan a la salida del colegio para robarle los cromos y pegarle.

Y llevamos tiempo viendo ciento cincuenta repeticiones de acciones dudosa a favor de los equipos de Madrid, pero ninguna cuando es en su contra. Aún estoy esperando la repetición de Soldado en el Bernabéu, por ejemplo, mientras que los penaltis clarísimos a Falcao en Mestalla los hemos visto hasta con la cámara de Google Maps.

La campaña de acoso y derribo a Ballestero y Navarro puesta en marcha desde la maquinara mesetaria y con auténticos Ultras a la cabeza no hace más que demostrar que los medios de comunicación están en manos de empresarios y no de periodistas. En mi humilde opinión se debería buscar el término medio entre lo rentable y lo ético. Porque por mucho que me lo pinten no veo a Pepe de Monaguillo en el Vaticano señores de Punto y Pelota. Sé que si no actúan como lo hacen no tendrían audiencia. Primero, por su estilo sin orden ni concierto. Segundo, por los gritos y tercero, y más importante: no tienen ni idea de fútbol.

Jorge Almela Muñoz

Categorías: España, fútbol | Etiquetas: , , , , , , , , | 3 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: